Habituarse a una nueva normalidad

En este año hubo días enteros en los que las interacciones sociales fueron exclusivamente en línea, a través de una pantalla, nos habituamos a nuevas maneras de relacionarnos.

El 2021 fue atravesado por la pandemia desde el día 1. Fue una demostración de que el mundo está más conectado que nunca.

Momentos claves como: fenómenos meteorológicos extremos, la retirada de Estados Unidos de Afganistán y hasta el simple hecho de que un barco atascado en el Canal de Suez haya provocado retrasos en el transporte marítimo de todo el mundo, nos demuestra que algo que ocurre en un punto lejano del planeta, repercute en nuestra vida cotidiana.

La pandemia nos enseñó que para resolver grandes problemas es necesario que las personas trabajen juntas, sin importar donde se encuentren. Como fue la creación y distribución de vacunas.

Se avanzó también en frenar otras enfermedades como la polio, la tuberculosis y el VIH.

La rápida digitalización provocada por la pandemia dará forma a nuestro futuro.