¿Por qué nos interesa?

La conectividad digital es fundamental para una participación social y económica significativa de individuos y países en el siglo XXI. El acceso desigual a Internet significa cada vez más acceso desigual a oportunidades, trabajos o capacidad para hacer frente a eventos inesperados.